Francisca Verdaguer, Coordinadora Área Salud Mental Fundación Patronato Madre-Hijo
Nuestras noticias | 28 Junio 2017

Destacada participación en seminario de Kinesiología de la Universidad Católica

Una importante participación en el Seminario Intervenciones Neurokinésicas en Infancia Temprana Centradas en el Paciente y su Familia, organizado por la Carrera de Kinesiología de la Pontificia Universidad Católica de Chile, tuvieron las Coordinadoras de Área de Salud Infantil y Salud Mental Materno Infantil del Patronato Madre-Hijo, la doctora Paola Astudillo y la psicóloga Francisca Verdaguer, respectivamente.

En las exposiciones se destacó la experiencia de la fundación en atención en primera infancia y su modelo de intervención que aborda al niño multidimensionalmente, integrando distintas especialidades -como pediatría, psicología, Psiquiatría, kinesiología, Fonoaudiología y Enfermería-, con un enfoque de acompañamiento integral a las familias, centrados en la prevención, la contención y guía en la crianza.

“Los temas del ambiente marcan las diferencias en los resultados de los tratamientos. Es tiempo de ampliar la mirada, generar nuevas ideas e incorporar los contextos de nuestros pacientes en nuestro razonamiento clínico, diagnóstico kinésico e intervenciones, y ya no solo como barreras y facilitadores” manifestó la docente Patricia Basualto, organizadora de este encuentro académico, quien agregó: “Este seminario surge de la experiencia de trabajo que tenemos con el Patronato Madre-Hijo, que nos ha permitido co-construir nuevos enfoques de atención multi e interdisciplinaria, centrado en el paciente pero dentro de su contexto familiar y unido a las fortalezas propias de cada grupo familiar”.

“Existen altos grados de vulnerabilidad en la infancia asociados a la falta de equidad, a lo que se suma un trabajo especializado pero poco coordinado entre las diferentes disciplinas de salud que trabajan con niños. En el Patronato, nos enfocamos en la prevención de patologías médicas y de salud mental, abordando a la familia desde el nacimiento del niño y trabajamos en conjunto con todas las áreas del desarrollo para garantizar un bienestar completo en nuestros pacientes y lograr el máximo potencial de sus capacidades justo en la etapa de mayor desarrollo en la vida de una persona, que es entre los 0 y los 3 años de vida”, expresó Paola Astudillo.

En el Patronato Madre-Hijo los profesionales trabajan interdisciplinariamente, enfocados en el niño y su entorno, asociando esta tarea también con el área de educación en salud.

“Desde muy temprana edad los niños están enfrentados a altos niveles de estrés y necesitamos hacernos cargo del aspecto socioemocional de los niños y sus madres  y sus familias. En el Patronato Madre-Hijo este aspecto lo abordamos desde el área de Salud Mental Materno-Infantil. Pero la comunidad también debe hacerse cargo del acompañamiento y contención de las familias para que éstas no se enfrenten solas a la difícil tarea de la crianza, ya que ellas son los motores del desarrollo de los niños y el principal elemento contenedor, de protección y procurador de la salud de los niños”,  enfatizó la psicóloga Francisca Verdaguer.

La fundación Patronato Madre-Hijo  y la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, cuentan con una alianza de colaboración que le permite al Patronato contar con prestaciones en el ámbito clínico en las áreas de Fonoudiología, kinesiología y Nutrición y Dietética, además de colaboración docente y apoyo a la formación de alumnos.